spanish

Mi Pasado No Determina Mi Futuro: Parte 1. Rahab.

Durante esta serie de cuatro artículos, escribiré acerca de cuatro mujeres en la Biblia que Dios ha usado para tocar mi vida. Cada uno de ellas pasó y estuvo en diferentes situaciones, y al final vemos cómo Dios se glorifica en sus vidas. Yo misma puedo relacionarme con cada uno de ellas. Ruego en el nombre de Jesús que estés recibiendo de sus hermosas bendiciones y que siempre te sientas tan amada como realmente eres por el Señor. ¡Dios te bendiga!

Proverbios 31: 29-31 29 

29 Muchas mujeres hicieron el bien;
Mas tú sobrepasas a todas.

30 Engañosa es la gracia, y vana la hermosura;
La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.

31 Dadle del fruto de sus manos,
Y alábenla en las puertas sus hechos.

 Mi Pasado No Determina Mi Futuro

Rahab: Abrazando el Amor de Dios

La historia de Rahab comienza en Jericó, y si leemos Josué capítulo 2, nos dará una mirada en profundidad a cómo el Señor usó a esta joven para ayudar a los Hebreos a conquistar la tierra de Canaán. Desde el principio la Biblia introduce a Rahab con el título de una ramera. Mientras, aprendiendo sobre Rahab, el Señor me ayudó a entenderla más de lo que su titulo la describe.

No estamos plenamente conscientes si Rahab vivía sola o no, pero lo que si estamos seguros es que la gente que la rodeaba conocía su línea de trabajo. Podría ser posible que la gente hablara mal de ella debido a esto. En mi corazón, una pregunta sonó en mí, ¿cómo llegó esta chica a esta situación? Puede haber muchas razones.

A veces, y hablo por mí misma, cuando somos jóvenes nos rebelamos contra nuestros padres. Ignoramos sus consejos y  pensamos que no nos entienden. Esto puede hacernos cometer un error. Este error puede llevarnos a enfrentar consecuencias realmente duras. ¿Podría ella haberse rebelado contra sus padres? Tal vez, tal vez no.

También podría haber un escenario más triste donde tal vez ella nació en una familia disfuncional. Esto podría haber causado que ella intentara llenar un vacío en su corazón haciendo esta línea de trabajo.

Muchas veces en nuestra vida podemos cometer errores porque somos rebeldes, especialmente en nuestra adolescencia. Pero muchas veces también podemos cometer errores por el ambiente en que vivimos. Podríamos haber tenido una crianza dura, tal vez tuvimos una infancia que estuvo expuesta al abuso, la violencia, la soledad, el rechazo, o alguien se aprovecho de nosotros. Pero quiero que sepas algo, que ninguna de estas circunstancias nos pudiera prohibir recibir el amor de Dios, y ninguno de nuestros errores pasados ​​nos destituye de la gracia de Dios.

Muchas veces en nuestra vida, al igual que la de Rahab, podemos estar viviendo en un lugar oscuro. ¡Oh, pero qué maravilloso se siente cuando recibimos una segunda oportunidad! Qué maravilloso es cuando nuestro pasado no define nuestro futuro. Cómo se inflama el corazón de júbilo y el desprendimiento de lágrimas cuando se nos dicen estas palabras de amor:

18 Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana. Isaías 1:18Reina-Valera 1960 (RVR1960)

¿Cómo se sintió Rahab al oír y ver caer los muros de Jericó, y en su corazón saber que la salvación estaba cerca, no sólo para ella, sino para su familia? Un rayo de luz brillaba en ese oscuro lugar en el que vivía. Su fe en el Dios Hebreo, de quien había oído hablar tan grandes cosas, venía como un poderoso guerrero para salvarla. El venia por ella, y no la olvidaría. ¡No más rechazo, no más soledad, no más! ¡Salvación estaba a la puerta!

Rahab, realmente es una mujer admirable. La fe de ella no sólo le salvó su vida, sino también las vidas de sus familiares. Rahab la Ramera, se convirtió en Rahab la Héroe.

Hay una hermosa canción que siempre me hace llorar, es por un artista llamado Bk Rap. Él dice esta línea en una canción que dice “Él es el que cambia tu presente y tu futuro”. Mi corazón se derrite dentro de mí cada vez que escucho estas palabras, porque al igual que Rahab que necesitaba una segunda oportunidad, yo también la necesitaba.

Así como Dios cambió el presente y el futuro de Rahab, así Él hizo con mi vida. Mi día de Jericó, cuando las paredes estaban cayendo, todavía puedo recordar cómo Jesús vino a rescatar mí vida y la de mis seres queridos.

Cualquiera que sea la situación en la que te encuentres, si haz cometido un error, hay esperanza para ti, y no sólo para ti, sino para los que usted ama.

¡Rahab! ¡Rahab! Verdaderamente lo eres, ¿puedo decirlo de nuevo? ¡Creo que si! ¡Admirable! Tú no dejaste que tu pasado te definiera, por eso ahora estás entre los más grandes patriarcas de la fe. Podemos ver lo altamente que el Señor piensa en ti.

“20 Por la fe bendijo Isaac a Jacob y a Esaú respecto a cosas venideras.

21 Por la fe Jacob, al morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró apoyado sobre el extremo de su bordón.

22 Por la fe José, al morir, mencionó la salida de los hijos de Israel, y dio mandamiento acerca de sus huesos.

23 Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el decreto del rey.

24 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón,

25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado,

26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón.

27 Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible.

28 Por la fe celebró la pascua y la aspersión de la sangre, para que el que destruía a los primogénitos no los tocase a ellos.

29 Por la fe pasaron el Mar Rojo como por tierra seca; e intentando los egipcios hacer lo mismo, fueron ahogados.

30 Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días.

31 Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz.

32 ¿Y qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, así como de Samuel y de los profetas;”

Hebreos 11:20-32 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Continuará ….

Por: Glenda Palma Rodas 🙂

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s